lunes, 30 de junio de 2008

El factor miedo

Sabemos que invariablemente somos producto de el entorno, de las decisiones y de los actos que realizamos, pero alguna vez nos hemos puesto a pensar cual es el sentimiento que rige nuestra vida y le va dando forma? Pienso que hace millones de años en el primer ser al que podemos llamar humano o tal vez hombre, en aquel que tuvo conciencia de sí mismo, el primer sentimiento que afloró en el fue el temor. Aquellos hombres vivían bajo el constante temor, el temor a el rayo que rompía en firmamento con estruendos escalofriantes, el temor de ver aquella bola incandescente en el firmamento esconderse cada atardecer y no saber si al día siguiente se presentaría de nuevo, o de la noche oscura que traía las fieras a la entrada de su hogar y no poder adivinar si esta noche sería en la que por fin decidirían entrar.

Han pasado millones de años de aquellos días y sin embargo nosotros no estamos tan alejados de ser como aquellos primeros hombres, vivimos a la sombra del temor con cada paso que damos desde el momento de nacer hasta dar el último suspiro. Desde niños aprendemos a temer a las consecuencias de nuestras travesuras,a temer a la nalgada o a la cama sin cenar, al coco que se esconde en nuestro clóset y las criaturas que viven debajo de nuestra cama y esperan la llegada de la noche para devorarnos, nos inculcan el temor para lograr un comportamiento deseado.

Dejamos la niñez y nos hacemos más adultos, más responsables, más viejos, pero más valientes?, quizá no, pues cada día que pasa y mientras más experiencia tenemos y más logros en nuestra vida, viivimos con el temor de perder lo que hemos alcanzado, tememos a diario cometer una tontería que nos haga perder nuestro trabajo, perder a nuestros seres queridos, tememos a fracasar, porque cuanto más se tiene más temor hay de perderlo.

Si tenemos A y B, tomamos B por el temor de lo que pueda pasar si hubiéramos tomado A, y mientras caminamos por A tenemos miedo de haber escogido el camino incorrecto.Somos valientes por temor a ser cobardes, nos aventamos del bungee, en paracaídas, escalamos las montaña más alta y pensamos que es valor, pero solo es miedo a morir sin haber hecho nada extraordinario.

Vivo con el miedo eterno, como animal agazapado entre los matorrales, esperando escapar de los ojos y el olfato del depredador, y son esos pequeños momentos en los cuales el miedo nos deja en paz, los cuales aprovechamos para crecer como personas, para aventarnos y hacer las cosas que jamás pensamos hacer, para tomar desprevenido al depredador y convertirlo en presa y obtener esos logros y metas que tanto hemos deseado, porque l fin y al cabo cada camino que tomemos cada sendero por el que caminamos estará cercado por las trancas del temor y más allá de esas trancas a lo lejos, casi inalcanzables se encuentran nuestras metas, esas trancas que muy pocos se atreven a brincar y yo me permitiré tomas aquella frase que en su lecho de muerte dijera el Gran Cruz Treviño Martínez de la Garza

"Ni tan altas als trancas, ni tan grande el brinco, méndigo brinquito"

Quieres brincar conmigo?

Anvil Higgins un poco más en serio...

martes, 24 de junio de 2008

A Little Respect

Laurita Padilla es una sencilla mesera, que se levanta todos los días para trabajar en un restaurante muy nice de por aca, obviamente tiene que arreglarse, ponerse bonita, aunque siendo sincero, por más maquillaje que se pone nunca podrá hacer mucho, ya que no es una persona agraciada, es defacciones autòctonas, pero hace su esfuerzo y pasa un par de horas desde que se levanta hasta que sale a tomar un taxi a una cuadra de su casa.

Lo que siempre la caracteriza es que cada mañana se levanta con una sonrisa de oreja a oreja, como se levantan las mujeres que pasaron una noche de pasión inigualable, solo que ella se levanta sola, vive sola y quizá su poco agraciado físico no le da mucha oportunidad de despertar un día sonriendo por alguna causa más, carnal.

Pero Laurita sonríe.

Llega a su trabajo a tiempo, se pone su delantal y empieza a tomar las órdenes de personas que se levantan con todo menos una sonrisa, ceños fruncidos, caras largas, malos gestos, prisas en un mundo donde no hay ya tiempo para relajarse por la mañana, se topa a diario con gente que no se molesta en apartar la mirada del periódico para ordenar un café expresso, muy poca gente sabe que se llama Laura, al fin y al cabo quien se molesta en mirar su gaffete?, a quien le importa el nombre detrás del rostro si lo unico que quieren es ser atendidos?

Si embargo Laurita siempre sonríe

La señora Marta es una mujer que trabaja, tiene a sus hijos en la escuela, no es rica ni pretende serlo, es una persona común, atareada, con prisas, un tanto amargada, nunca dice buen día, ni saluda a Laurita a pesar que desde hace ya tiempo desayuna en ese restaurante y escoje la misma mesa, pareceiera que todo el tiempo tiene algo que hacer, ni siquiera para comer se relaja y solo sabe quejarse, que si el acero subió, si no deben privatizar pemex, si el plantón en el monumento a la madre debe ser reprimido, si este mes la colegiatura de sus hijos se fue a las nubes, y Laurita no hace más esperar a que la señora Marta decida que pedir esta mañana,

Laura: Buen día señora que se le ofrece para desayunar, tenem...
Martha: Cálate ya! y trae lo mismo de siempre un simple café! llevo años vieniendo aquí y siempre me ofreces cosas, no te das cuenta que solo quiero un miserable café?
Laura: lo lamento señora esque es nuestro deber el ofrece...
Martha: Tu deber no me interesa gata! trae mi café y deja de hacerme perder el tiempo!eres tonta? un café! un maldito café!

Así se pasa el día, cliente tras cliente hasta que sale de trabajar a las 7 de la noche y por alguna razón cada día cuando abandona el restaurante, la sonrisa que vestía desde la mañana aún esta ahí indeleble, hasta podría decirse que ha crecido, es más radiante y tiene un toque de complicidad como cuando se esconde algún secreto, y así con esa sonrisa Laurita llega a su casa a descansar, prende el radio, toma una cerveza y se queda dormida en el sofá de la sala.

Al día siguiente, que podría ser un lunes, o un jueves o domingo, Laurita empieza su jornada laboral como todos los días, se pone su delantal y sale a tomar las órdenes de esos seres sin rostro que acuden al restaurante, casi no platica con sus compañeras a esa hora, porque es cuando el local esta más abarrotado y por un momento pareciera que Laurita corre de un lado a otro contagiada de las prisas y amargura que impregnan el lugar.

Y llega la señora Martha como todos los días, con su cara alargada, su prisa y su descontento, descontento del cual Laura no tiene culpa alguna, y sin embargo es ella la que recibe la descarga de todas las frustraciones del trabajo, los hijos, las cuentas por pagar, las malas noticias de la tele que viene arrastrando aquella amarga señora.

Martha: Hey!! gata! no me vas a atender! tengo prisa que no ves? y no vengas a decirme si quiero algo de la carta, quiero solo un café grábatelo en tu cabeza estúpida!
Laura: Si señora un momento....
Martha: Apúrale... mamacita!
Laura: Aquí tiene señora...
Martha: bueno ya! apártate de mi vista.

Rato después

Martha: Oye muchacha
Laura: si señora?
Martha: Tráeme la cuenta, pero rápido mueve tus patitas que tengo prisa
Laura: aquí tiene señora, disculpe...este.. le gustó el café?
Martha:Pues es un simple café no? por qué me lo preguntas?
Laura: no, nada señora con su permiso...

Y laura entró de nuevo a la cocina y en su cara tenía esa sonrisa llena de complicidad que cada día lucía al salir de trabajar en un lugar en donde atendía a gente que la trataba sin respeto, que le hablaba de la peor de las maneras y la humillaban, que le decían tonta, lenta, gata, de ese lugar lleno de gente que nunca supo, ni sabrá que cada día con cada comida, con cada café se llevaban un poco de Laurita con ellos....


Muchas veces la tensiòn y el estrés diarios nos hacen descargar nuestras frustraciones y preocupaciones como si de ollas a presiòn se tratara, muchas veces lo hacemos con las personas que nada de culpa tienen de lo que nos pasa, los humillamos, les hablamos mal, les ocultamos la sonrisa con malos tratos, tenemos la tonta idea de que el pagar por un servicio nos da el derecho de sobajar a los que nos los prestan, el servicio tiene un precio, la dignidad de una persona es invaluable y no viene incluìda en el paquete, la próxima vez que llegues a un restaurante, a una tienda, con una cajera, cerillo o cualquier persona a la cual le hayas pagado por atenderte, date un momento para llamarla por su nombre y pídele que te regale una sonrisa.

Algo que me enseño la vida es que jamás se debe insultar y humillar a aquel que te sirve de comer.

Anvil higgins un poco más en serio...




jueves, 19 de junio de 2008

En el Jardín del bien y del mal...


Creo que todos los que andamos por aquí, si no es que todos los seres humanos, tenemos un concepto del bien y del mal, en todas las religiones, creencias o culturas o lo que sea, siempre existe la imagen de la bondad y la maldad, opuestas siempre para intentar inclinar la balanza hacia su lado, tentando al hombre para hacerlo caer y ganar un alma más.

Desde pequeños se nos enseño que existen las buenas obras, las cuales se premian y se ensalsan y las malas que son causas de castigos y reproches. Toda esta cultura del blanco y lo negro con el solo y original propósito de encauzar a las personas a hacer el bien para recibir su tan ansiada recompenza, si haces el bien te irás al cielo, de lo contrario arderás en el infierno dicen algunas religiones.

Que el hombre es bueno por naturaleza,y se va corrompiendo conforme va conociendo el mundo e interactuando con la humanidad, no se dan cuenta que si el hombre es bueno por naturaleza el peor error es haberle mostrado que el mal existe, no pasó asi en la biblia con adán y eva? que no conocían el mal hasta que se les prohibió algo y fue más fácil tentarlos? es acaso dios el responsable de de la maldad del mundo?, que fácil sería culparlo a el no? pero se nos dió libre albedrío, entonces es la naturaleza rebelde del ser humano la que empuja a cometer acciones incorrectas y contra natura?

Por eso es que se nos inculca el "temor hacia dios" y el temor al castigo, pero si aún con ese temor la humanidad se sigue yendo a pique y vemos cada día tantas atrocidades cometidas por el ser humano, muchas veces me pregunto si no será dios el que tenga "temor hacia el hombre" y mejor ya se fué, a crear adanes y evas en otros paraisos meditando en que falló y esa es la causa de que a veces nos sentimos tan abandonados por el.

Yo no creo en el cielo, ni creo en el infierno, no de la manera en que me han dicho que es, con ángeles volando y cantando alabanzas o demonios gritando mientras te somenten al fuego eterno, que hueva en verdad da pensar de esa manera, pero si creo en los ángeles que día con día te animan la vida con una palabra de aliento, o te ayudan sin espera algo a cambio, que se preocupan por los demás, o te brindan una mirada a traves de un niño de 3 años y creo en los demonios personales, esos que te visitan cada que haces algo de lo que te arrepientes, remordimiento le dicen algunos, esos que por las noches no te dejan dormir y te torturan con el recuerdo de aquella mala acción que hiciste y sus reprobables consecuencias.

El cielo y el infierno están aquí conviviendo día con día, ganando adeptos para su causa, los ángeles y los demonios los vemos a diario como resultado de nuestras acciones.

Muy pocas personas saben que yo no soy católico, no soy nada a final de cuentas, pero prefiero evitar los demonios y procurarme algunos ángeles ahora mientras estoy vivo, porque si intento vivir bien y hacer algo de provecho, si intento hacer el bien o por lo menos intentr no hacer el mal a nadie, y al final de mi vida si es que resulta que no existe el castigo, ni el premio y ni siquiera existe dios
podré decir que al menos he vivido una vida buena.

Y una vida sin remordimientos ni temores es el mejor premio que un alma puede recibir.

Anvil Higgins, un poco más en serio...

Photo: królewen by Snukrania

lunes, 16 de junio de 2008

Antes de que nos olviden...


Así dice una de las canciones más fregonas de todos los tiempos, que interpretaba Caifanes hace ya tantos años, y cada que la escucho invariablemente no puedo evitar que se me humedezcan los ojos y pensar "Acaso yo haré historia?","Acaso el día que parta de aquí a donde sea que tenga que ir, habré dejado una sola marca en el mundo que merezca ser recordada?
Yo creo que todos en algún momento hemos pensado en la posibilidad, o más bien en la inevitabilidad de morir, ya sea a morir de viejos en nuestra cama rodeado de nuestros familiares y amigos, en donde uno puede despedirse y encargarles a todos, los pendientes que uno dejó inconclusos y ver sus rostros por última vez, o a esa posibilidad de simplemente no despertar mañana y dejar las cosas justamente así como las dejamos la noche anterior. Cuántos de nosotros hemos hecho algo que trascienda? cuántos podemos asegurar que al partir hoy mismo habremos dejado un legado en los demás? y no me refiero a que nos "recuerden", recordar a alguien es muy bueno o muy malo claro, depende como te recuerden , pero todo aquel que tenga uso de memoria puede recordar algo, desde una forma, un nombre, un color hasta una persona o su carácter,yo hablo de ir más allá, de dejar una huella indeleble, de seguir existiendo aun cuando tu presencia haya dejado de ser.

Dicen por ahi... siembra un árbol, escribe un libro, ten un hijo..creo que yo alguna vez sembré uno, pero ya no recuerdo donde, jamás he escrito un libro, ni veo la posibilidad de hijos, entonces ya no voy a trascender? me iré sin más ni más?, y con el tiempo mientras las personas que me conocieron vayan partiendo, tambien se marchará mi recuerdo hasta que un día nadie en este mundo tenga una idea o una simple referencia de quien fui?

Antes de que me olviden, haré historia, no me quiero desvanecer en el correr de los años, no quiero que mi recuerdo se convierta en polvo, como lo hará mi cuerpo algún día.

Antes de que me olviden, haré historia, quizá en una sola persona y ella se encargue de mantener mi recuerdo vivo, quiero que mi recuerdo sea como un campo lleno de leña, a donde de vez en cuando alguien va y toma un trozo para avivar la llama de lo que un día fui.

Antes de que me olviden, haré historia, no seré una vasija llena de cenizas en un buró, a la que se le pasa un trapo para quitarle el polvo, al fin y al cabo adentro siempre habrá más polvo, pero no seré mas yo. Ni quiero ser una tumba que visiten cada 2 de noviembre para cambiarle la flores que se marchitaron un año atrás.

Antes de que me olviden haré historia, y la haré intentando hacer todo lo mejor que pude hacer de mi vida, pisando fuerte en los corazones de aquellos que me rodean para marcar una huella permanente, para tatuarles en el alma un poco de lo que fui, repartirme en pedazos entre todos los que me importan, y que cada uno se quede con un poco de mí, y así cuando ya no esté por aquí dándo lata, sabré que habrá tantos pedazos de mí regados, que algún día por más lejano que este sea, existirá aún alguien a quien le importe que un día, hace mucho, muhco tiempo vivió una persona llamada Anvil Higgins...que quiza no se casó ni tiene libros publicados y probablemente el árbol que plantó ya no exista, pero pisó tan fuerte en el corazón de sus antepasados que esa huella sigue viva en el suyo y ese pedazo de leña esta esperando el momento de arder nuevamente para avivar la llama de lo que fue aquel hombre que un día sin más ni más se propuso que antes de que lo olvidaran haría historia....

Anvil Higgins, un poco más en serio...

Photo: Lit Candles by Woodsy

sábado, 14 de junio de 2008

Un Perfecto Tazón de Frutas?

Tengo 30, no me siento viejo, ok, a veces si, sobre todo cuando me truenan las rodillas al inclinarme, pero fuera de eso creo teer un espíritu joven, sin embargo algo que me hace sentirme un poco viejo por dentro es cuando me dicen - Anvil ya tienes 30 años y no tienes una pareja, no piensas casarte y tener hijos?, vas a quedarte solo y es muy feo quedarse solo.


Yo no se si en verdad sea tan horrible quedarse solo, nunca lo he estado, siempre me he rodeado de personas, de mi familia, de unos amigos excelentes y una familia excepcional. Pero a pesar de eso las personas insisten en que debo tener una pareja, para cumplir con esa ley de la naturaleza que dice que todos los seres vivios, nacen, crecen, se reproducen y mueren. Yo nací, crecí y lo sigo haciendo aunque ahora es solo hacia los lados, cosa que no me gusta mucho, pero que rico es comer verdad? no me he reproducido y se que un día voy a dejar este mundo, no se como lo voy a dejar, no se si cuando esto pase estaré aún rodeado de personas o si lo haré en la más completa de las soledades, pero si sé que pase lo que pasé lo haré asumiendo todas las consecuencias de mis actos y decisiones.


Tengo un tío de edad avanzada, el cual toda su vida ha estado solo, desayuna cereal en su mesa de centro, va a su trabajo, come con su hermana y por las noches llega a su casa donde nadie lo recibe con un - Cómo te fue mi amor?-o un - Buenas noches papá. Me lo han puesto como ejemplo una cantidad incontable de veces, "Quieres terminar como tu tío?" me dicen unos, "Cásate Anvil, no te vayas a quedar solo" me dicen otros "Es muy difícil que un hombre solo encuentre lugar en la sociedad", y si, se que es más difícil que un hombre solo encuentre cabida con los demás, porque una mujer, siempre encontrará a la vecina con quien pasar el día platicando, chismeando ayudándola a hacer el quehacer diario; pero si se es hombre, no se vería bien que este anduviera en las casas de los vecinos buscando compañía, es por eso que mi tío llega a su casa y siempre tiene las ventanas cerradas como si la luz que entrara fuera una extraña o un recuerdo de que afuera hay un mundo en constante movimiento, un mundo que esta creciendo, reproduciéndose y muriendo.


Pero a todo esto yo siempre me pregunto, si alguien ha tenido la molestia de acercarse a mi tío y preguntarle "Eres Feliz?"


Yo soy feliz com estoy, no se si lo seguiré siendo con el paso del tiempo, pero si sé algunas cosas...

-No necesito a una persona a mi lado para ser un ser completo.

-Tener una pareja no me garantiza que no me vuelva a sentir solo, no hay nada mas triste que sentirse solo estando acompañado.

-Se que el matrimonio y los hijos no son algo que este destinado a todas las personas, de ser así, a lo mejor habría la misma cantidad de hombres y mujeres.

-Y lo más importante, no voy a arruinarle la vida a alguien haciéndola mi pareja solo por evitar la soledad y el qué dirán.


Todos alguna vez nos sentimos medias naranjas buscando afanosamente la otra mitad, cuando lo que debimos haber buscado es la fruta entera, para que buscar mitades, para que buscar incompletos, para que buscar algo que complemente nuestras vacías vidas en alguien más? alguien que sin duda tendra igual o más vacíos que nosotros. Seamos seres completos buscando seres completos. Que acaso no han visto como se pudren y se oxidan las manzanas cuando las partes en pedazos?


No nacemos como medias naranjas buscando nuestra mitad en algún lugar del mundo, nacemos como naranjas completas, vivas, dulces y jugosas, y mientras crecemos la sociedad se encarga de arrancarnos los gajos uno a uno para encajar en un tazón de frutas que a simple vista se ve perfecto, armonioso, fresco y apetitoso, pero si te fijas bien, te darás cuenta que entre tantos gajos, siempre habrá alguno que no alcance a formar una naranja entera, y cuando veas un gajo así, siéntate a su lado, míralo a los ojos y pregúntale "Eres Feliz?"


Tal vez la respuesta te sorprenda.


Anvil Higgins, un poco más en serio...

viernes, 13 de junio de 2008

Suerte a todos...

Aprovechando el post, quiero presentarles mi nuevo blog, donde escribiré de lo que se me de la gana, como en este, pero espero hacerlo de una manera un poco más formal porque todos tenemos un lado serio escondido en lo más profundo, espero me visiten...y me comenten


Todos en algún momento atribuímos las cosas que nos suceden a un golpe de suerte, a un juego del destino, o a una vil casualidad, si nos sacamos la lotería es porque tenemos suerte, no porque hayamos estudiado desde pequeños para tener una carrera con la cual conseguimos un trabajo el cual nos reditúa un ingreso que utilizamos para solventar muchas necesidades entre las cuales algunos incluímos la necesidad de participar en juegos de azar, para lo cual compramos ese cachito o ese entero de lotería, apartir de ahí el azar toma las riendas y sabemos que podemos ganar o no, pero esa no es suerte, es simple azar, sucesos aleatorios sin un patrón común (por eso son aleatorios duh!) que pueden beneficiarnos o no en algún momento, y ahi es donde decimos si tuvimos suerte ya sea buena o mala.

Nacemos con estrella dicen unos, nacemos bajo el régimen del planeta plutón (algunas personas creo que si) dicen otros, nacemos destinados a lo que un montón de rocas y acumulaciones de plasma interestelar dictan desde el firmamento, nos levantamos en las mañanas y corremos a mirar lo que el horóscopo dice que viviremos hoy, y por la noche lo leemos para confirmar que nunca nunca se equivoca, yo me pregunto si dos personas nacidas exactamente en el mismo momento deberán compartir el mismo destino? o si no sería más lógico que sean sus culturas, educación, ubicación geográfica, nivel socioeconómico, costumbres y hábitos los que determinen el camino que una persona tomará a lo largo de su vida, la esposa que conseguirá y la estabilidad económica que logrará alcanzar, así como los amigos de los cuales se rodeará.

Pasamos la vida huyendo de los espejos rotos y los gatos negros, de las lechuzas en los árboles y los paraguas que repentinamente se abren dentro de nuestras casas, descartamos el número trece de nuestras vidas y colgamos patas de conejo para atraer la buena suerte (suerte que definitivamente no tuvo el pobre conejo)...

Hoy es viernes 13 y mucha gente lo ve como una fecha fatídica por muchas razones que no voy a discutir ahora y que se pueden encontrar en la red por montones, pero para otros es el martes 13 lo que es una muestra más de como todo es resultado de la cultura, las costumbres y en este caso la posición geográfica, yo voy a salir hoy como un día normal y si me pasa algo malo no creo que sea porque es una fecha maldita, más bien será porque a la gente que sale le pueden pasar cosas malas....y buenas.. y regulares... y menos "pior".

En un día cualquiera
yo: bueno me retiro voy a presentar mi examen
acompañante: que bueno, que te vaya bien deseo que tengas suerte...
yo: tener suerte es contestar al azar y que mis respuestas sean acertadas como mínimo para ser aprobado, no necesito la suerte porque estudié todo el semestre y estoy preparado para mi exámen.

Decía Isaac Asimov, "La suerte favorece solo a la mente preparada" yo no creo que es porque la suerte exista, sino porque una mente preparada puede desitinguir mejor las oportunidades que se le presentan y analizar mejor las cosas para que las decisiones que tome al respecto le sean favorables.

En una plática normal...
yo: fíjate, aquí dice en el periódico que este verano podrían muchas personas morir debido al dengue..
acompañante: ay no!!! toco madera! toc toc... (tocando madera)
yo: que haces?
acompañante: toco madera
yo: para que?
acompañante: pues para que no le vaya a pasar nada a nadie de mi familia...
yo: y de que manera esta mesa podría evitarlo? no sería más lógico participar en las campañas de descacharrización, y prevenir los piquetes de moscos con repelentes, evitar acumulaciones de agua en nuestros patios y casas y sobre todo ser más higiénicos en la forma en que disponemos de nuestros desechos y desperdicios?
acompañante: pues si, más lógico si... pero no más facil

Y esa es la mejor respuesta, podemos delegar y hacer responsable a la suerte, al destino y los que creen a Dios, de las cosas que nos pasan porque es más fácil decir "Dios quiso que así fuera" "Dios me hizo como soy" "Que mala suerte tengo" "Es mi destino ser así" incluso "Es como es porque es Sagitario" y con eso nos evitamos la pena de tener que ir cargando con los resultados (y la culpa) de nuestras acciones y desiciones, porque para una persona común como nosotros siempre será mas fácil culpar de todo lo que nos pasa ya sea bueno o malo a aquello que no se puede ver...

Anvil Higgins, un poco más en serio...

miércoles, 11 de junio de 2008

Esto no debió pasar...

Hoy abrí este espacio porque hay cosas que no pueden decirse con una sonrisa en la boca...

Siendo sábado de hace algunos días, una señora de edad media, la edad perfecta de todas las personas, salía de su casa para ir a algún lugar, como toda la maraña de personas que observamos diario, cuyo origen no conocemos y mucho menos sus nombres, ella salió así, mezclada entre la gente que caminaba entre la avenida mas transitada de mi ciudad, pero en ella había una diferencia que la destacaría de los demas anónimos transeúntes, simplemente no llegaría a su destino.

Por esa avenida circulaba una camioneta repartidora de leche, tripulada por dos jóvenes, en la edad de la irresponsabilidad, eran las 4 de la tarde y transitaban a 120 k/h, era de esperarse que una tragedia ocurriera, que una mala maniobra hiciera que se perdiera el control de la unidad, que se perdiera la tranquilidad de un sábado por la tarde y se perdiera la vida de aquella señora, que sin imaginar nunca lo que pasaría esperaba pacientemente en medio de la avenida.

Cosas como éstas no deberían pasar, cosas así no deben ocurrir en una ciudad que se supone tiene reglas; pero acaso éstas reglas se cumplen?, si manejas a 60 k/h eres una tortuga, un abuelo al volante, te insultan y te rebasan de mala gana. Así es como se trata en esta ciudad a las personas que siguen las reglas, con desprecio y burla, con desdén y odio. Porque seguir las reglas significa estorbar, ir lento, esperar tu turno y sobre todo respetar.

Y esa tarde se perdió el poco respeto que se tenía por las reglas, se perdió la vida de una mujer inocente y se perdió la esperanza de tener una ciudad con una educación de primer mundo.

Yo jamás le desearía un mal a nadie, pero porque en estos casos uno siempre se queda con la sensación de que murió la persona equivocada?

Anvil Higgins, un poco más en serio...