martes, 30 de septiembre de 2008

Papeles...

Recuerdo cuando era muy pequeño, tendría yo escasos 7 u 8 años, que por las tardes de algunos sábados, la mesa de la cocina se convertía en una fábrica de ilusiones, y si, asi era a final de cuentas, mientras con ansias esperaba a mi abuelo cuando preparaba con harina, agua y vinagre el engrudo, que nos serviría para pegar aquellos trozos de periódico a una cruceta de carrizos que finalmente, junto con una cola de trapos viejos darían forma a nuestro papalote.

Siempre escogía los monitos del domingo para que mi papalote se viera más colorido, con mucha destreza mi abuelo unía dos varitas de carrizo enredándolas fuertemente con un trozo de hilo hasta formar una X y después con ese mismo hilo unía cada extremo de esa X paraa que fuera la base en donde pegaríamos el papel periódico hasta darle la forma y al final juntabamos trozos largos de trapo para hacer su cola, y no era cualquier cosa, tenía que se una cola perfectamente proporcionada con el papalote porque si era muy corta al elevarlo empezaría a colear o a girar sin control y caer, y si era muy larga pesaría demasiado para que el papalote se elevara, todo tenía que tener la proporción correcta para que fuera un vuelo perfecto.

Recuerdo que muchas veces mi abuelo me sorprendía al hacer no solo una simple X sino, pentágonos, octágonos y figuras de muchos lados. Siempre me decía fijate como lo hago, porque pronto tendrás que hacerlos tu solo.

Y así terminábamos nuestro papalote y nos íbamos al parque, donde todos los sábados se reunían los padres con sus hijos para elevar cometas al viento.

Elevarlo tenía su chiste, mi abuelo se alejaba de mi unos metros sosteniendo el papalote con las manos, y yo desde mi lugar tomaba el hilo que lo mantendría conectado a mi, "A la de tres" me gritaba mi abuelo, mientras con sus manos lo elevaba más arriba de su cabeza y yo me alistaba para jalar el hilo con fuerza...

UNO!!
DOS!!
TRES!!!

Mi abuelo soltaba el papalote y yo jalaba el hilo para ejercer resistencia al viento, era como pescar, jalar el hilo y hacer que el papalote resistiera el viento y soltarlo después para que ganara altura, y así, jalando y soltando el papalote comenzaba a elevarse más y más alto, no he de mentirles, en muchas ocasiones era difícil elevarlo la primera vez, quizá porque no jalaba lo suficiente para que el papalote opusiera resistencia al viento, o porque le soltaba mucho hilo y caía al suelo.

Tuve que resistir muchas caídas de mi papalote, y en ocasiones se llegaba a romper, lo reparábamos, y lo intentabamos de nuevo, y así muchas veces terminábamos volando un papalote lleno de parches y remedos, pero después de algún tiempo pude aprender cuanto debía jalar y cuanto debía soltar cada vez, y al paso de los sábados elevar un papalote a la primera era tarea fácil.

Es curioso pero muchas veces me setí inferior, mi papalote no era bonito, era de periódico, y yo miraba como algunos niños tenían papalotes de colores vivos, hechos de papel de china, algunos hasta tenían formas como rehiletes, colas de trapo con moños, e incluso alguno que otro se notaba que la cola era de tela comprada específicamente para el papalote, otros con hebras de papel colgando de las puntas, pude ver en muchas ocasiones papalotes de fábrica con formas de vampiro, de dragón y de mariposa, y yo estaba ahí, sosteniendo en mis manos un parchado papalote de vil papel periódico, y tras mirarlo cada momento la decepción crecía, mi papalote era cada vez más feo, cada vez más miserable, y esa sensación de emoción de haberlo elevado hasta las nubes se convertía en desesperación, en frustración y más de una vez, se me escapó el hilo de las mános y lo vi caer a lo lejos, inalcanzable, y sonreí al saber que ya no tendría que seguir volando aquel horrible papalote que se me soltó de las manos "por accidente".

Y no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague, así que un día mi abuelo solo se sentó en la mesa de la cocina y me dijo,"adelante, te toca hacerlo a ti", no voy a decir que no estaba nervioso, a final de cuentas, estaba ahi siendo observado por aquel hombre que era capaz de hacer que unos pedazos de madera y papel se elevaran por el aire desafiando a las leyes de la naturaleza, y yo no podía fallar, tenía que lograr lo que mi abuelo había logrado durante muchos sábados, y me senté junto a el y comenzé a construir mi papalote, con los monitos del periódico del domingo pasado, le puse una cola roja, y el hilo combinaba también; cuando terminé, esperé a que el engrudo secara y se lo mostré a mi abuelo, "te quedó perfecto" dijo mi abuelo, ignorando obviamente las esquinas chuecas, el carrizo más largo de un lado que del otro, y la cola amarrada con burdos nudos,"vamos a volarlo" me dijo y me llevó al parque.

Durante el camino me sentí nervioso, no quería ir al parque, no quería que mi abuelo mirara como mi papalote caía al suelo sin poderlo nunca elevar, no quería que los demás niños me miraran intentando elevar esa cosa horrenda que no se podía llamar papalote, me daba vergüenza no poder tener un papalote tan bonito como aquella niña que elevaba una mariposa de colores, me daba vergüenza, una vergüenza enorme, más grande que la que un niño de 8 años puede soportar.

A la de tres!!! me grito mi abuelo mientras levantaba la cosa esa con las manos, y yo mientras tanto pensaba como deshacerme de el, pensé en correr fingiendo que no me daba cuenta que no se había elevado y esperar que solo se rompiera mientras se arrastraba por el piso, y así lo hice...

Cuando mi abuelo dijo tres corrí y corrí, y me di cuenta que el hilo me jalaba la mano hacía arriba y miré el mugrero ese elevarse, rápidamente hacia el cielo, y me maraville porque MI PAPALOTE no se veía tan feo después de todo, se veía precioso contrastando con el azul del cielo y se quedaba suspendido en el aire, sereno, y como cada vez me pedía más y más cuerda para ir más y más alto, e imaginé como el pato doland y mickey mouse de los monitos del domingo se quedaban sorprendidos de verse a tal altura y de seguro se decían

Mira donald!! mira hasta dónde llegamos!!
Si mickey!! estamos volando! volamos!!

Y sonreí y sonreí al ver mi papalote, mi precioso papalote volando, meneándose en el aire y bailando al ritmo del viento, y duré horas volandolo, y mi sonrisa no se desvanecía, y aún a pesar de que hace ya tantos años que no vuelo un papalote, no dejo de sonreir cuando paso por el parque y veo a los niños con los suyos y entre ellos alguno que no es tan bonito como los demás, pero igual vuela, y aunque ya es cada vez más raro mirar niños con sus papalotes, siempre que puedo me acuerdo de aquellos días y vuelvo a sonreir y también recuerdo como sonreía mi abuelo, como quien sonríe orgulloso sabiendo que cada sábado invertido y cada papalote roto, habían servido para que su nieto aprendiera una más de las lecciones que a diario nos da la vida.

Porque, es curioso, pero la vida es tan parecida a volar un papalote.

Anvil Higgins, un poco mas en serio.

14 comentarios:

La ChiCa X dijo...

que fregon ser cometa y volar alto, altisimo y necesitar cordón mas largo y que nada detenga el vuelo, supongo que lo importante es alzar el vuelo y no la manera en que nos vemos


milagrooo"!!"

Gaby dijo...

no manches, hace poco hablaba con mi novio y le decia que hicieramos unos papalotes y nos fueramos a la playa y recordaramos viejos tiempos, que linda historia anvil espero que pronto podamos vernos y volar un papalote...

pd. las canas son sabiduria y sin dudarlo, tu abuelo es un sabio!!


kisses & huggs

Solecito dijo...

Simplemente me encanto, que puedo decirte...nunca en mi vida he hecho o volado un papalote, pero me llego mucho leer lo que que escribiste, a veces no nos damos cuenta de lo que vale la pena en realidad el esfuerzo, el hecho de darle un valor mas que el simple material a algo, cuando somos pequeños tal vez no nos damos cuenta de eso pero la vida nos da lecciones y nos va enseñando a apreciar lo verdaderamente importante y ver lo maravilloso de las pequeñas cosas.
:)

ZGRL dijo...

Que bonita historia. Tu abuelo debió ser gran hombre, que afortunado fuiste de vivir ese tipo de cosas con él y aprender lecciones tan valiosas, estoy segura que él te acompaña siempre de alguna manera.

Un besote

arcticthek dijo...

los papalotes que yo hacia de peque nunca volaron, jajajajajaja... no tenia un abuelito que me enseñara a hacerlos bien y a volarlos. pero todavia me gustan, ahora los compro y los vuelo, jo. y son la onda XD

spikeman dijo...

Esto es neto, aprendiendo a vivir de los pequeños detalles de la vida,

°◦COЯУ◦° dijo...

no te miento, pero ya ni me acordaba que existian los papalotes. Que bonita historia! llena de sentimiento awww los abuelos son la onda.


saluditos!

Yuridia dijo...

Hola Anvil, este link es para ti:
http://maestrayuritzi.blogspot.com/2008/10/el-blog-que-nadie-lee.html

Marsh dijo...

Ayyyyy k padreeee, sabes io nunca pude volar papalotes i mira k tenia muchos d distintas formas, ia k unos d mis hermanos trabajaba en una makiladora d papalotes i me llevaba de muchos, pero nunca aprendi a volarlos buuu buuu.....

K padre k tengas esos recuerdos tan bonitos, buuuu io no pude convivir d esa manera con ninguno d mis abuelos, k suerte tuviste!!!!

Saludos, aunk ia ni t acuerdes d mi, aki sigooo al pendiente d tus blogs xD

DISAINER dijo...

Carnalito, pues la verdad, me encanta la manera en que escribes y te lo digo en serio, vi que eran textos largos y me daba flojera, pero al leerlos... mis respetos, ya estas en mis favoritos.
Saludos

ROSED dijo...

Q HERMOSO ANECDOTA COMPARTES, OJALA QUE ASI DE REPENTE ABRIERAMOS LOS OJOS Y VIERAMOS Q NO TODO ESTA TAN MAL QUE EN REALIDAD TENEMOS MUCHAS COSAS PARA SER FELICES... ESAS PEQUEÑAS COSAS.

Anónimo dijo...

Sabes, tienes una manera peculiar de escribir, porque lo de los papalotes es definitivamente chido pero transmites... y eso es valioso hago enfasis en esto porque por lo menos me paso algo similar con las cometas hermano neta nunka dejes de escribir saludos desde el DF

Atte

Kinch

Yuridia dijo...

Muy de acuerdo con Kinch.Me gustan tus dos blogs, pero especialmente de "Algo más en serio" me gusta el uso de las metáforas en casi todos los post, o al menos en los que más me han gustado.

†ЄŊÏĜMĀ† dijo...

Me hizo llorar esta entrada... gracias pequeño...
TQM