lunes, 23 de marzo de 2009

Lirl

Lirl era una hormiga, una de las millones que vivían en aquel gran gran hormiguero, a simple vista no la podías reconocer porque Lirl era una hormiga común y corriente, no era más alta, no era más veloz, ni siquiera era mejor parecida que las demás, así que fácilmente podía confundirse en aquel mar de hormigas cuya corriente no paraba en ningún momento del día.

En cierta ocasión, salió del hormiguero y se alejó de él, sólo para descubrir que había más allá de aquel arbusto que siempre les proveía de comida y de aquel montón de arena que les brindaba seguridad, y pudo ver más hormigueros a lo lejos... arbustoas más grandes aún y un horizonte que parecía no tener fin.

Lirl se sintió insignificante.

Tomó como costumbre esos paseos matinales fuera del hormiguero después de terminar con sus labores de obrera, cada día un poco más lejos.... cada día un poco más atrevida, pero nunca, dejaba de mirar atrás para no perder de vista el hormiguero, para no perder de vista su lugar seguro.

Cierto día... miro algo inesperado, algo que jamás había visto, una bella orga caminando por las hojas de un arbusto cercano, con miedo se acercó, y la observó con detenimiento, nunca había visto algo más bello, tocó la suave piel que se ondulaba al ritmo de los pasos de la oruga, y la oruga lo miró, miró a aquella hormiga a la que nadie antes había mirado. Y cada día mientras todas las hormigas caminaban alrededor del hormiguero, Lirl podía voltear hacia aquella rama, y la oruga le otorgaba una gran sonrisa, ella podía distinguirla de entre los millones de homigas, ella podía verla y no apartar su mirada, ella la reconocía.

Y Lirl se sintió grande... enorme.

Y pasaron muchas tardes de reuniones, de pláticas interminables, y cada noche que Lirl regresaba a su hormiguero, pensaba en como era posible que alguien tan insignificante pudiera aspirar a que alguien tan bello lo mirara, no entedía como una simple hormiga podía llegar a lo alto de la rama diariamente y encontrar con que su oruga estaba ahí esperando ritualmente.

Y la hormiga se sintió importante y pensó, Puede ser...

Así que un día llegó ante la oruga, y le dijo lo mucho que quería estar con ella, y la oruga no respondió, la hormiga se sentó paciente al lado de ella, contándole como una hormiga y una oruga pueden hacer una vida juntos, explicándole como una hormiga pequeñita pequeñita, podía vivir para intentar que la oruga fuera feliz, explicándole que parece dificil, pero dos seres tan diferentes pueden complementarse perfectamente y la oruga no respondió, se había vuelto como de piedra, inmóvil, inerte, y solo dijo, lo siento, mientras era una oruga te amé, y nunca hiciste nada por demostrarme que me amabas, ahora empezaré una nueva vida, una vida en donde no estas tú, ahora voy a volar, y a descubrir que hay más allá de esta rama, ahora voy a dejar todo atrás, así como tu dejaste atrás a tu hormiguero.

Lirl nuevamente se sintió pequeña, insignificante, impotente.

Y acudió por días y días a mirar a su oruga, esperando una sola palabra de esperanza que brotara de sus labios, intentando hacerla entender que aunque fuera la más pequeña de la colonia, al lado de su oruga ella se sentía la más grande de las creaturas que pisan la faz de la tierra, pero esa esperanza nunca llegó.

Y con el tiempo y las tardes, con las horas y los días, y con cada espera paciente al lado de su amada, la hormiga fue testigo de como la oruga brotó por fin a una nueva vida, una vida diferente que no tenía como límites el suelo, una vida que podía llevarla donde el viento la llevara, una vida donde el cielo era el mar que con sus avances y retornos le llevaría lejos, lejos de esa vida donde una vez, soñó con vivir al lado de una insignificante hormiga...un mar tan diferente al que la hormiga había conocido.

Una hormiga nunca estará a la altura de una mariposa, y ella solo pudo llegar hasta la punta de la rama más alta de aquel arbusto, mientras su querida oruga, se desprendía de ella y emprendía el vuelo, mientras Lirl, se paraba de puntitas y levantaba sus diminutas antenas intentando llegar más alto para alcanzarla, pero comi ya lo dije, una hormiga jamás estara a la altura de las mariposas...

Y la miró alejarse y mientras se alajaba, Lirl se fue haciendo más pequeño, más insignificante, menos importante, Lirl desapareció.



Y agachó la mirada derrotada, triste y herida, bajó de la rama, de esa rama a la que nunca debió haber subido, porque, como es sabido... las hormigas no están nunca a la altura de las mariposas, y lloró, y maldijo el día en que estupidamente decidió alejarse del hormiguero, ella estaba bien ahí, tenía una vida, y el dolor no estaba presente, y agachó más la mirada y descubrió una figura conocida, una silueta idéntica a ella, que se movía a la par, que la acompañaba a todos lados, que siempre estaba ahí, a un lado, al otro, pero jamás arriba de ella.

Era su sombra, era la escencia de lo que ella era, era ella misma y supo que la acompañaría hasta el último día de su vida y Lirl se dió cuenta que, bajo el sol, aún la más insignificante, aún la más pequeña de las creaturas produce sombra.


Anvil higgins... un poco más... pequeño

12 comentarios:

Maraya dijo...

mmm... no creo que Lirl sea insignificante, ni que no pueda estar a la altura de una oruga, para mí las hormigas son admirables, y me hubiera gustado más esta historia si la oruga, no sólo hubiera esperado que Lirl le demostrara su amor, ella también lo sentía y pudo haberlo demostrado...

la vida de Lirl no se acaba aquí, realmente espero un final muuuuy feliz

besos

CCO dijo...

Buena historia, me latio un buen.

Salu2

Cristy Cedillo dijo...

Lirl no es insignificante, al contrario es de admirar, una hormiga es mas fuerte que una mariposa, ella solo es bonita. Lirl como las demás hormigas trabajan en su hormiguero, construyen su casa, buscan su alimento, se cuidan, cargan el doble de su tamaño, son fuertes.

y como opina Maraya, Lirl tendrá un final feliz, muy feliz.

Saludos Anvil

Xénit dijo...

El puto desmadre que organizas de aquel lado me agrada, pero siempre he dicho que es acá donde cultivas todo ese potencial enorme que tienes y donde nos brindas la oportunidad de conocerte mejor. A mi si me gusta el final de la historia, no porque sea triste, sino porque no es propiamente un final, creo que es el verdadero principio de algo.

La historia de esa hormiguita me recuerda una imagen que pusiste en tu blog hace tiempo, también me recuerda una historia que tengo en el cajón, quizá la desempolve estos dias.

Tritza dijo...

venia dandole vueltas al tema y tu me terminaste de hundir... yo soy esa hormiguita..

saludos

buen post!

La CatrinA dijo...

Utssssss, y quien dijo que las homigas son insignificantes???, ellas tienen algo k uno como "homosapiens" no tenemos que es el trabajar en equipo, luchar y vivir x y para la familia y la comunidad, siempre en por y jamas en contra.....

bexoxo y apapaxoxox

Mrs. Walnut dijo...

Hola!

Soy Lale, y vengo por recomendacion de una amiguita muy especial que tengo, he leido algunas de tus entradas, y me parece que eres muy bueno, pido permiso para seguirte leyendo, y de vez en cuando comentarte... te parece???

saludos

lale

Rouge dijo...

Autoestima de hormiga que nos cargamos a veces...

Saludos!

Una transeúnte.

Alejandra dijo...

El final està perfecto...Una escritora mediocre te lo dice, es un final de la vida real, por que la orugita pudo haberse quedado y todo de ''tlnovela''...Pero està bien, escribes bien...Aùn desmadroso.

Yo una vez me sentì como Lirl...Insignificante y pequeña,pero un dìa me vi al espejo y descubrì el forrazo de mujer y de persona que soy.

Saludos.

cArDbOaRd wInGs dijo...

para q esperar dar sombra a través del sol????... si tú solo puedes brillar =) ... me gusta como escribes ...

Raul Gonzales dijo...

Felicitaciones por tu trabajo con este sitio,buenos articulos y fotografias,me gusta mucho y voi a pasar por aqui de vez en cuando para ver los nuevos articulos publicados.. Tambien te dejo unos enlaces para unos sitios interesantes
Nehoiu online ,Nehoiu es un bonito pueblo de Rumania, Asesinos seriales ,este es un blog con recopilaciones de asesinos seriales, Marketing ,este es mi negocio, Directorio web SEO , este es un directorio web gratuito pero con enlace reciproco donde puedes apuntar tu web,quiza te sirve para algo. Gracias y saludos desde Madrid

La Madame dijo...

Dice una Gaviota no muy conocida, que siempre puedes volar más alto, incluso una hormiga puede!!!